En un clima de crisis en que todas las noticias hacen referencia a la falta de dinero, llama la atención la del rescate de Bankia por parte del Gobierno español. Serán 7.000 millones de euros del e-rario público que se inyectarán en esta entidad privada, unos millones que el Estado no tiene y que lo acercan más al tan temido rescate/hipoteca europeo. Se están tomando medidas de todos los colores para conseguir fondos de aquí y de allá, recortando en los pilares básicos del Estado de bienestar como son salud y educación, mientras que por otro lado se envía este dinero a una banca que es la principal culpable de esta crisis económica y que no lo utilizará en absoluto para reactivar los préstamos y la actividad económica, sino para sanearse.

No hace falta ser muy inteligente para pensar en el bien que estos 7.000 millones de euros harían, por ejemplo, en los hospitales y colegios estatales. Pero está claro que la prioridad es otra. Eso sí, Rodrigo Rato se va con la cabeza bien alta después de no saber redirigir el rumbo de su recién fusionado banco y cobrando más de un millón y medio de euros. El resto de los mortales cuando dimitimos de un puesto de trabajo no recibimos nada. En fin, tendremos que hacer caso al Gobierno y seguir apretándonos el cinturón, que ahora ya sabemos qué se hace con el dinero de los recortes.

Ismael Estévez

LA GUINEUETA