Quiero dar consejos y experiencias vividas a todas las empresas de cualquier sector, y a los profesionales que tengan equipos a su cargo, para que puedan llegar a desarrollar el liderazgo y la dirección de personas, así como dar a conocer las habilidades directivas que sirven para motivar a sus equipos independientemente de las épocas que se vivan, ya sean de crisis o de bonanza, porque hay que dar la importancia que se merece al cuidado de los empleados, ya que muchos trabajadores se sienten deprimidos por culpa de sus jefes. Hablo de cómo conseguir un ambiente de trabajo propio para el desempeño de las tareas, con lo que se llega a conseguir mayor productividad, eficiencia y eficacia, que en realidad es lo que quieren todas las empresas y trabajadores, sea cual sea el sector y la época en que vivamos.

Por la crisis existente que todavía hay en la actualidad se han dejado de tener en cuenta algunos valores, tan importantes como la educación y el respeto hacia las personas, exigiendo siempre la máxima productividad sin tener en cuenta el problema emocional y humano que hay detrás de cada profesional, provocando constantes incertidumbres en los puestos de trabajo, ya que en la actualidad los profesionales no marchan de las empresas solamente por un tema económico sino que cada vez son más los que marchan por su mala relación con sus jefes, dejando escapar grandes talentos de futuro.

Quiero mostrar las directrices para la gestión de grupos de trabajo y las claves para la buena gestión empresarial, para adquirir buenos hábitos que lleven a empresarios y a trabajadores a alcanzar sus objetivos laborales. Según mi opinión, los líderes tienen que cumplir unos principios básicos para llegar a ser vistos como tales. Entre ellos está el “cumplir tú primero”, es decir que hay que ser siempre ejemplo de compromiso y actuar para estar en todo momento a la altura de lo que el equipo espera de ti e interesarse por ellos.

Lo que quiero decir con ello es que admirar a los compañeros es gratis, solamente cuesta hacerlo, y olvidar la felicitación es matar el entusiasmo. Y todos somos capaces de más de lo que nosotros mismos pensamos. Por eso hay que tener presente que la motivación empieza por uno mismo, y por lo tanto saber identificar la motivación en el entorno laboral y saber valorar la importancia de las diferencias individuales en el entorno emocional será la clave de todo buen líder.

Considero muy importante que el propio comportamiento es lo que más transmitimos y comunicamos de forma consciente e inconsciente, y si nuestro comportamiento no está acorde con lo que predicamos nunca se podrá ejercer un liderazgo positivo, ni tan si quiera construirlo. Opino que los líderes son para la empresa el recurso más valioso y al mismo tiempo más escaso. Y el equipo funciona como una orquesta de músicos: si uno desentona afecta a todo el conjunto. Y lo se por experiencia, ya que también soy guitarrista de la Iglesia de Sant Andreu de Palomar y músico de la Orquesta de Sant Andreu.