En Badalona no hemos sido capaces de trabar un acuerdo para un gobierno estable que fuese alternativo al del PP, ¡por nosotras no quedó! En 2019, Badalona En Comú Podem formó, junto con el PSC, un gobierno con un programa y una voluntad de acuerdo con la oposición de ERC, Guanyem y JuntsXCat. En esta ocasión, y con este mismo espíritu, encaramos la negociación para conseguir un acuerdo de gobierno progresista y estable.

Hace unos días se celebró el pleno de Cartipàs, y las pretensiones de García Albiol de una subida de sueldos, a través de dietas y de la creación de la figura de “portavoz adjunto”, fueron impedidas por la oposición. Del nuevo organigrama, dejando a un lado los aspectos económicos, me preocupa enormemente el cambio del área de Feminismes por la de Dona, dejando latente el poco interés que muestra este gobierno por el desarrollo de políticas feministas. Además, desaparecen las áreas de Igualdad y LGTBIQ+, áreas necesarias para educar y transformar la sociedad y combatir las agresiones homófobas.

La COVID-19, con su trágica secuela de muertes y crisis económica, me reafirma en la necesidad de un proyecto ecosocialista capaz de reconectar a la humanidad con el medio ambiente, porque su degradación tiene una relación directa con la pandemia que estamos padeciendo. Durante el periodo en el que he sido regidora de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Desarrollo Industrial e Innovación, mi gestión ha estado orientada a unas políticas medioambientales que aportasen calidad a la vida de los ciudadanos de Badalona.

La renaturalización de la ciudad ha sido uno de los ejes de mi trabajo: replantación arbórea y tratamiento del verde urbano a través de un nuevo contrato que amplía los equipos de poda, mantenimiento y control de plagas con métodos más inocuos; mejora del riego a través de la red de aguas freáticas; activación de caminos inclusivos en Serralada de Marina; actuaciones para la estabilización y recuperación de playa, además de una campaña de concienciación contra los vertidos sólidos y líquidos al mar.

Las políticas de movilidad y la pacificación de las calles han sido algunos de mis objetivos. No solo se trataba de mejorar la calidad del aire, sino también de socializar espacios amables. Ha quedado planificada la conexión norte del carril bici entre la calle Sant Bru y Montgat (pendiente de contratación debido a la COVID-19), el decreto de zona 30 para toda la ciudad, el proyecto de pacificación de Francesc Layret…

A la defensa de un modelo energético sostenible y a la promoción de energía limpia y renovable he dedicado especial atención. Prueba de ello son el contrato de energía eléctrica vinculado al compromiso de su origen ecológico y sostenible, que incorpora la dedicación de 200.000 euros anuales a la instalación de placas fotovoltaicas en edificios municipales, (BCIN, pérgola Can Cabanyes, el IES Lola Anglada, edificio de GU), o la reactivación del programa de eficiencia energética con la contratación de personal específico y fijo.

No puedo dejar de lado uno de los proyectos más ambiciosos de nuestra ciudad como es la transformación de nuestros polígonos. Desde Rebasa hemos realizado un plan de trabajo que impulsa la implantación de métodos de trabajo que ayuden a las empresas a avanzar hacia un modelo productivo más eficaz y sostenible.

En su toma de posesión, el Sr. Albiol estableció sus proyectos prioritarios y dio un discurso centrado en las políticas urbanísticas a base de hormigón, no dejó espacio ni para la transición energética, ni para las políticas sociales transformadoras. ¿Dónde quedan los objetivos de desarrollo sostenibles marcados en 2015 a nivel mundial?

Badalona En Comú Podem apostará por una oposición firme y responsable, capaz de recuperar a los sectores de los barrios de la ciudad que tradicionalmente han depositado su confianza en las políticas de izquierda, y buscando fortalecer la unidad entre las fuerzas progresistas y responsables, conscientes de que, ya desde ahora, tenemos que trabajar para dar forma a una alternativa de izquierdas y progresista al gobierno del Partido Popular.