El coronel Diego de los Cobos, responsable del operativo de la policia española contra el referéndum del 1-O, ha declararado ante el Tribunal Supremo que su actuación estuvo basada en el principio de que “el cumplimiento de la ley está por encima de la convivencia ciudadana”, principio que era divisa durante el franquismo, especializado en hacer cumplir sus leyes alterando la convivencia, e incluso la vida, de sus ciudadanos.

Diego de los Cobos declaraba pues, solemnemente ante el Tribunal Supremo, que ese día 1 de octubre, presuntamente, incumplió a conciencia y deliberadamente las instrucciones que le había dado a tal efecto la juez competente del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya: “actuar, pero sin alterar la convivencia ciudadana”. Diego de los Cobos, al parecer, no sólo se lo pasó por el forro sinó que no tiene ningún inconveniente en declararlo ante el Supremo.